Buscar
Generic filters
Search in title
26.8 C
Mexico
sábado, septiembre 24, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

SENSIBILIDAD MINISTERIAL UNA DEMANDA IMPOSTERGABLE — por Pbro Fernando Figueroa González

Fecha:

¿Qué es sensibilidad?

Los técnicos opinan que sensibilidad es la percepción de estímulos a través de los sentidos.

Para los artistas, la sensibilidad es la facultad que permite conectar el arte con el gusto y el mundo que los rodea. Sensibilidad para los educadores es la facultad de saber conectar los contextos que permiten despertar el interés por el aprendizaje mutuo y desinteresado. Incluso hay quienes creen que la sensibilidad es asunto de la conciencia, de un despertar a la realidad tangible y presente. Aunque estas definiciones ayudan, el asunto de la percepción desde la óptica bíblica va más allá, trasciende a los sentidos y a la conciencia, al ser y al tener; el asunto se finca en el corazón y en el espíritu del hombre.

La sensibilidad de Jesús

Jesús no enseñaba acerca del amor de Dios, él lo encarnaba, lo manifestaba a plenitud. Los fariseos, enemigos acérrimos de Jesús centraban sus ataques no en las enseñanzas sino en la identificación de Jesús con el objeto de las parábolas, con el prójimo que para ellos nada valía.

El pecado de los fariseos no era la apariencia o el incumplimiento de la ley; el problema de los fariseos era haber quitado la bondad y el amor que motivaban el cumplimiento de la ley.

La insensibilidad de los hombres de religión consiste en despojar el mensaje de Dios de su verdadera esencia, el amor que se compromete y que toma el dolor ajeno como propio.

La sensibilidad del maestro era llevada al extremo por su acción perdonadora y su capacidad de identificación, es de notar que Jesús abraza al hombre y le otorga en exceso su amor prodigándole de esa forma su completa aceptación e integración. Jesús perdona sin humillar, acepta sin condiciones ni facturas posteriores.

Ser indiferentes o faltos de compromiso es lo mismo que estar muerto al poder del evangelio. ¿Qué hacemos con los débiles o marginados? Jesús nos da una lección suprema sobre su apertura al dolor ajeno. La vida ha de verse y concebirse desde la visión del otro sin reparos ni componendas; la sensibilidad cristiana es asumir el rol del desposeído, nuestro ejemplo supremo es el Mesías que se entrega en una cruz sufriente, es la experiencia viva del Dios que se esconde a los sabios y se revela a los humildes.

Las respuestas de la gente eran para Jesús de la mayor importancia, los sentimientos del maestro se conmovían en sumo grado al ver el sufrimiento de un hombre, mujer o niño. En el regazo de Jesús todos caben. La sensibilidad es una capacidad básica que permite a los seguidores de Jesús identificarse a plenitud, el sensible funciona en el servicio a Jesús pues posee el valor que identifica una vida dedicada al servicio del Señor. El insensible no cabe en los planes salvíficos, porque su premisa es exigir en vez de dar, reclamar en lugar de agradecer, lastimar en lugar de sanar. El sensible tiene conciencia de lo que ha recibido y de lo que debe dar, no limita la entrega ni regatea el agradecimiento.

La sensibilidad ministerial

Es imprescindible sensibilizarnos a una profunda y amplia visión del mundo, de tal forma que nos volvamos compasivos y reflexivos delante de Dios.

Si deseamos realmente ser una iglesia sensible al llamado de Dios debemos vivir de una manera genuinamente piadosa, teniendo conciencia del mundo en crisis que nos rodea.

Me encanta pensar en la historia de Eliseo. Era un varón capaz de ver la gloria de Dios, ver lo que otros hombres no conseguían ver: Ver los ejércitos del Señor donde otros veían ejércitos enemigos, ver lo trascendental, ver lo que no se ve. Cuando Eliseo se encuentra con Hazael lo mira intensamente con ojos que lloran y le dice: …Porque sé el mal que harás a los hijos de Israel; a sus fortalezas pegarás fuego, a sus jóvenes matarás a espada, y estrellarás a sus niños, y abrirás el vientre a sus mujeres que estén encintas (2 Reyes 8:11, 12).

Comparen estas dos visiones: Un hombre que ve la gloria de Dios pero que no deja de ver el dolor de su pueblo, que no se aliena, que contempla el dolor de la mujeres y las niñas; es el hombre piadoso y sensible frente al gobernante maligno. Esta visión de Dios y la vida se tiene que meter en nosotros, si solamente vemos la gloria de Dios nos volvemos místicos, ajenos al prójimo; si sólo vemos la vida a secas nos volveremos amargados, sin grosura interior. Es en nuestra sensibilidad donde reside nuestra salud como hombres redimidos.

LA SENSIBILIDAD COMUNITARIA

0011396715Pablo enseña en Romanos 12 que los conceptos y valores del cristiano son diametralmente opuestos a los propuestos por el mundo. Afirma categórico No se conformen a este siglo, sino transformaos… Este llamado paulino está vigente y es el formato para que evaluemos nuestra comprensión premisas y formas de juzgar la vida. Debemos vivir la vida fincados en la hermosura de las misericordias divinas que nos muestran la senda de una conciencia cristiana que se apropia de la sensibilidad como rector de la acción cotidiana. Me sorprende que leamos tanto este pasaje y nos pase de noche su demanda pertinente. Muchos de nosotros nos jactamos de nuestros logros de nuestra moralidad, de nuestra santidad, de nuestros conceptos, pero la verdad es que desde el punto de vista del Padre somos mundanos. Nos encanta guardar las apariencias y blindar nuestros conceptos distorsionados, y la verdad es que nada tienen que ver con la piedad cristiana y el valor supremo de la sensibilidad del corazón. Tenemos un resfrío espiritual que amenaza la salud espiritual de la iglesia, si no lo curamos se nos puede hacer una pulmonía.

Mis consiervos queridos:

El Señor nos convida a una vida rica y sanadora, densa y profunda. Nos llama a imitarlo sin perder el equilibrio. Nos hemos llenado de tanta teología barata que sólo enaltece al hombre y opaca la gloria divina, que ya se nos olvidó como es la genuina y verdadera.

Recuperemos la teología de fuerza y la fuerza de la teología. El dolor, la ansiedad, el sufrimiento y la desesperanza se cruzan en el camino de la iglesia, no esquivemos el compromiso ni soslayemos la responsabilidad.

fuente: Aviva 2012

Pbro. Fernando Figueroa González
Pbro. Fernando Figueroa Gonzálezhttps://pastorales.com/author/padreabraham20hotmail-com/
Ministro del Concilio de las Asambleas de Dios en México, Pastor, Lider nacional del DEC - Educación Cristiana, promotor de institutos bíblicos o seminarios teológicos. de buen corazon, siervo de Jesús y leal asambleista. (de los veteranos) (01-55) 3096.0223

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Crecimiento en la Iglesia Nacional por Abel Flores A.

No existe ninguna fortaleza terrenal o espiritual que pueda...

El desafío de no olvidar nuestras raíces por Pbro. Marcelino González

Nuestro Concilio ha tenido un crecimiento muy notable. En...

Asambleas de Dios México, 100 años de historia por Pbro. Pepe Saucedo

Cien años después, la evolución de las Asambleas de...
Send this to a friend