NOEMÍ : Quién fue en la biblia esta mujer? , Conoce parte de su historia y aprende lecciones de vida

0
81

¿Quién fue Noemí en la Biblia?

Es importante resaltar que Noemí y su familia vivían en la temporada de los Jueces. Esto nos deja saber que el pueblo vivía en un constante ciclo. Pecaban contra Dios, venía castigo, ellos clamaban arrepentidos, Dios los rescataba y luego la próxima generación pecaba. Eso nos hace entender la hambruna que experimentaba la tierra en la que vivían.

Eso llevó al pueblo donde vivía Noemí junto a su familia a experimentar lo que llamamos crisis económica.Noemí vivía en Belén, junto a su esposo Elimelec y sus hijos Mahlón y Quelión. El significado de Belén es “Casa de Pan”, esto es importante conocerlo porque su nombre nos da una idea del potencial que tenía ese lugar a pesar de estar experimentando un tiempo crítico.

Noemí significa “Mi gozo, Mi dicha o La agraciada”. Es relevante saber el significado porque en la biblia los nombres reflejan las características o definición de algún lugar o persona. Esto muestra que Noemí era una mujer que reflejaba alegría. Elimelec significa “Mi Dios es Rey”, “De quien Dios es rey”. Es muy interesante que Elimelec como jefe de familia toma la decisión de salir de Belén y marcharse a otras tierras, con un significado de su nombre tan poderoso. Mahlón significa “Debilitarse o enfermarse” y Quelión significa “Débil, defectuoso y será un fracaso”. ¿Qué le habrá pasado a Noemí durante su embarazo o parto para haber llamado a sus hijos así?

Bueno, Moab la tierra a donde parten Noemí y su familia, ya que habían escuchado que allí había abundancia de alimentos, significaba “Desperdicio o la nada”. Quiero definirte desperdicio: es resto no aprovechable de una cosa, o lo que queda de una cosa después de utilizar una parte de ella. Moab era una tierra de idólatras, sus descendientes vinieron de la unión de Lot con su hija (Génesis 19:37) producto de un incesto. Una tierra que tenía otras leyes y estructuras diferentes que los alejaban de Dios.

Aunque Noemí no tenía la última palabra de la decisión del hogar, vemos que le toca partir de la Casa del Pan, hacia la nada, junto a enfermedad y será un fracaso.Definitivamente la insatisfacción los llevó a tomar esta decisión. Entonces, debemos preguntarnos, ¿Ellos habrán contado con Dios para irse?, ¿Se enfocaron en lo que necesitaban en el momento solamente?, ¿Analizaron realmente para dónde iban y si ese lugar podía ofrecerle más allá de su necesidad momentánea? ¿Por qué Elimelec estaba tomando una decisión en contra de su naturaleza arrastrando a su familia, cuando su nombre significaba “De quien Dios es Rey”?

Es importante resaltar que Noemí y su familia vivían en la temporada de los Jueces. Esto nos deja saber que el pueblo vivía en un constante ciclo. Pecaban contra Dios, venía castigo, ellos clamaban arrepentidos, Dios los rescataba y luego la próxima generación pecaba. Eso nos hace entender la hambruna que experimentaba la tierra en la que vivían.

Eso llevó al pueblo donde vivía Noemí junto a su familia a experimentar lo que llamamos crisis económica.Noemí vivía en Belén, junto a su esposo Elimelec y sus hijos Mahlón y Quelión. El significado de Belén es “Casa de Pan”, esto es importante conocerlo porque su nombre nos da una idea del potencial que tenía ese lugar a pesar de estar experimentando un tiempo crítico.

Noemí significa “Mi gozo, Mi dicha o La agraciada”. Es relevante saber el significado porque en la biblia los nombres reflejan las características o definición de algún lugar o persona. Esto muestra que Noemí era una mujer que reflejaba alegría. Elimelec significa “Mi Dios es Rey”, “De quien Dios es rey”. Es muy interesante que Elimelec como jefe de familia toma la decisión de salir de Belén y marcharse a otras tierras, con un significado de su nombre tan poderoso.

Mahlón significa “Debilitarse o enfermarse” y Quelión significa “Débil, defectuoso y será un fracaso”. ¿Qué le habrá pasado a Noemí durante su embarazo o parto para haber llamado a sus hijos así?

Bueno, Moab la tierra a donde parten Noemí y su familia, ya que habían escuchado que allí había abundancia de alimentos, significaba “Desperdicio o la nada”. Quiero definirte desperdicio: es resto no aprovechable de una cosa, o lo que queda de una cosa después de utilizar una parte de ella. Moab era una tierra de idólatras, sus descendientes vinieron de la unión de Lot con su hija (Génesis 19:37) producto de un incesto. Una tierra que tenía otras leyes y estructuras diferentes que los alejaban de Dios.

Aunque Noemí no tenía la última palabra de la decisión del hogar, vemos que le toca partir de la Casa del Pan, hacia la nada, junto a enfermedad y será un fracaso.Definitivamente la insatisfacción los llevó a tomar esta decisión. Entonces, debemos preguntarnos, ¿Ellos habrán contado con Dios para irse?, ¿Se enfocaron en lo que necesitaban en el momento solamente?, ¿Analizaron realmente para dónde iban y si ese lugar podía ofrecerle más allá de su necesidad momentánea? ¿Por qué Elimelec estaba tomando una decisión en contra de su naturaleza arrastrando a su familia, cuando su nombre significaba “De quien Dios es Rey”?

Al llegar a su tierra Belén la gente salió a saludar a Noemí pero ella les dejó saber cuánto dolor cargaba en su alma, porque les pidió que ya no la llamaran Noemí, sino Mara que significa amargura.

La biblia nos dice de la amargura en Hebreos 12:15 “Mira bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios: que, brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”. Su significado del griego es punzar y en hebreo es algo pesado. Eso nos deja saber que es un dolor que hace pesar nuestra alma y nos lleva a sentirnos tristes, desanimados y en constante desesperación. Es un sufrimiento profundo y para ser justas con Noemí, era entendible que ella se sintiera de esa forma por todas las pérdidas que había experimentado.

Y es por medio de Rut es que Dios le brinda a Noemí un nuevo comienzo. Noemí pudo ver la misericordia y mano de Dios obrando a favor de ellas en Belén. Pero ella hizo su parte en darle a conocer a Rut las leyes de su pueblo e instruyéndola para que pudiera alcanzar su redención.

Booz pariente de Elimelec esposo de Noemí, se casó con Rut y el señor les concedió tener un hijo (Ruth 4:13). Ruth 4:14-15 nos dice: “Las mujeres le decían a Noemí: “¡Alabado sea el Señor, que no te ha dejado hoy sin redentor! ¡Que llegue a tener renombre en Israel! Este niño renovará tu vida y te sustentará en la vejez, porque lo ha dado a luz tu nuera, que te ama y es para ti mejor que siete hijos”. ¡No es poderooosooo nuestro Dios que no nos abandona no importando los duros procesos que nos toque vivir!

Noemí es quien crió a este niño que llegó a ser descendiente de Jesucristo. El se llamó Obed que fue el padre de Isaí, padre del Rey David. Podemos decir que su principio fue oscuro pero su final es único y eso sólo lo hace Dios.

Ya que pudimos conocer la historia de Noemí, ahora quiero resaltar unos puntos importantes que podemos aprender y aplicar en nuestras vidas. Las decisiones no se pueden tomar por necesidad: consulta con Dios. Aunque sabemos que no estaba en las manos de Noemí decidir sobre su familia, la biblia tampoco nos dice que ella oró a Dios para que su esposo tomara la mejor decisión. No tomemos nunca decisiones a la ligera y mucho menos con desesperación. Hay situaciones que lo que necesitan de nosotras es un poco de paciencia. Si se fijaron, luego en Belén llegó la provisión.

No permitas que las crisis definan quién eres tú. Noemí había decido que su crisis le había brindado una nueva identidad. Sin darse cuenta que la crisis no le había quitado su identidad, sino que haberse marchado sin consultar a Dios le había traído desgracia. Pero eso no definía quién era ella, solo era el resultado de una mala decisión. Ella seguía siendo quién era y no se daba cuenta que era una mujer de influencia a Rut. No permitas que las cosas que puedan estar aconteciendo en tu vida hoy, definan quién eres tú. Recuerda que todo tiene un término de duración; sólo tenemos que aprender a ser más resistentes. Seamos sabias en nuestras decisiones: tenemos que tener claro que toda decisión trae consecuencias sean positivas o negativas. La sabiduría nos ayuda a anticipar lo que puede ocurrir y poder analizar si estamos listas para responder a lo que nos acontece.

Hay eventos que acontecerán en nuestras vidas que no podremos evitar, pero sí tenemos el poder de decidir qué hacer con lo que nos genera estos acontecimientos: Tenemos control de decir qué nos va a afectar, cómo nos va a afectar o hasta cuándo nos va afectar. Recuerdo un evento en mi vida muy fuerte que me hizo pensar que todo había terminado, el temor invadió mi alma y me generó una ansiedad incontrolable. Pero en medio de todo ese proceso entendí que yo tenía el poder para decidir si iba a permitir que esto me afectara al punto de detenerme. Así que determiné que no; y que me iba a levantar contra todo pronóstico de la mano de Dios. Hoy puedo testificar que cuando tomamos esa decisión Dios respalda ayudándonos en el camino.

 

5 1 vota
Califica esto!
guest
0 Opiniones
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios