JAEL : quién fue en la Biblia esta mujer? conoce parte de su historia y propósito , seguro te bendecirá

0
201

¿Quién fue Jael en la Biblia?

Jael, el significado de su nombre que es (cabra montés o cabra de la montaña). Jael era una mujer no conocida. La biblia no habla si tenía algun rol en la sociedad, si era profeta o líder o tenía alguna posición en el gobierno. Según cuenta la historia, después de la muerte de Aod, quien fue el segundo juez de Israel y quien con la ayuda de Dios, liberó al pueblo de las manos de Eglón, Rey de Moab, los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo y se desviaron de la verdadera adoración. A consecuencia de esto, Dios los vendió a manos de Jabín, Rey de Canaán y permitió que fueran oprimidos durante veinte años.

Deborah, una mujer de valor, profetiza y una guerrera espiritual y poderosa en el Señor mandó a llamar a Barac para dirigir una campaña militar contra Sísara quien era el comandante del ejercito de Jabín. Barac era el hijo de Abinoam de la tribu de Neftalí a quien le fue encomendado liberar al pueblo de Israel. Cuando Barac se presentó ante Deborah, ella le dijo: “El Señor ordena: Ve y reúne en el Monte Tabor a diez mil hombres de la tribu de Neftalí y de la tribu de Zabulón. Yo atraeré a Sísara con sus carros y tropas hasta el arroyo Quisón y allí lo entregaré en tus manos”.

Al parecer Barac confiaba más en la fuerza humana que en la mano poderosa de Dios y no tenía la certeza de que cuando el Todopoderoso nos llama también nos respalda. Y le dice a Débora “si tú no vas conmigo yo no iré”. Entonces Deborah le respondió yo iré pero la victoria sobre Sísara ya no será tuya, sino que Jehová la pondrá en manos de una mujer. Así como lo escuchaste, ¡en manos de una mujer, qué increíble! Me imagino que ellos habrán pensado que se refería a ella misma, sin embargo, hablaba realmente de Jael.

Cuando Barac atacó, el Señor llenó de pánico a Sísara con todos sus carros y su ejército, a tal grado que Sísara saltó de su carro y huyó. Mientras tanto Barac continuó persiguiendo los carros y al ejército cananeo hasta Haroset-goim y no hubo uno que quedara con vida.

Sísara huyó a pie hasta la carpa de Jael, pues había amistad entre Jabín y Heber Ceneo, el esposo de Jael. Ella salió a su encuentro y lo invitó a entrar a su carpa diciéndole que no tuviera miedo. Una vez estuvo adentro ella lo cubrió con una manta haciendo que se sintiera cómodo.

Al poco tiempo de Sísara haber llegado le pide un poco de agua a Jael y ella abrió un odre de leche, le dio a beber y lo volvió a cubrir con la manta. Aquí nos podemos detener un momento y preguntarnos por qué si Sísara le pidió agua a Jael ella le dio leche y le pide que si llegase alguien a su carpa y preguntara si ahí había alguien que les contestara que no. Entendiendo que una vez Sísara se quedó profundamente dormido debido al cansancio, Jael buscó una estaca y un martillo y calladamente se acercó y le clavó la estaca en la sien atravesándolo hasta quedar enterrada en el suelo.

Cuando pasó Barac en busca de Sísara, Jael salió a recibirlo y le invitó a pasar a su carpa y le dijo “ven te mostraré al hombre que buscas”. Allí fue cuando Barac vio que la palabra que había sido dada por Jehová a Deborah se había cumplido. Dando por hecho que se había dado muerte a Sísara en manos de una mujer. Ese día el pueblo de Israel vio como Dios derrotaba a Jabín, el Rey de Canaán. Y a partir de ese entonces, Israel se hizo cada vez más fuerte contra el Rey Jabín hasta que finalmente lo destruyó.

Jael fue una mujer valiente. La valentía se define como arriesgarse a hacer cosas a pesar del peligro que puedan representar… que es lo contrario del temor que no nos permite movernos, trae pensamientos de frustración y nos hace quedarnos paralizados. Para ser valientes hay que reconocer el miedo de esa decisión o situación que hay que tomar, cuáles son sus amenazas, y a pesar de ello decidir afrontarlo y tener el coraje de exponernos y esforzarnos al máximo para que todo salga bien. La gente valiente y decidida que se deja guíar por el Espíritu Santo son las que logran formar parte del Reino de Dios.

En la historia que la biblia narra sobre Jael, podemos aprender que no importa nuestra posición social, nuestra educación, ni las circunstancias que estemos viviendo, cuando Dios nos llama, debemos tener la seguridad que Él dirigirá nuestros pasos, nos va a capacitar, nos va a respaldar y nos va a dar las herramientas que necesitamos para realizar la encomienda. Esto quiere decir que cuando Dios te llama a que realices algo como por ejemplo: llevar su palabra, alabarle mediante el cántico, desarrollar algún ministerio, o alguna empresa, Él no mira de donde vienes ni cuales son tus estudios ni tus cosas materiales, solo mira cuan dispuesto esta tu corazón a obedecerle.

Recuerda que el Señor hará todo lo posible, utilizará otros medios, o alguna otra persona de ser necesario que esté dispuesta a cumplir su propósito. Porque nadie puede detener su mano ni su propósito no puede ser frustrado. Si Él te ha llamado; responde con valentía y con la confianza de que Él estará sustentándote hasta que logres cumplir su propósito. ¡Qué historia tan extraordinaria! Podemos pensar que en algún momento de nuestras vidas todas hemos sido como Jael. Una mujer valiente y determinada que aun con temor pudo enfrentar el reto que se le presentó el cual marcó el futuro de un pueblo.

Yo creo que a través de esta enseñanza podemos entender que todavía en este tiempo Dios quiere levantar mujeres desconocidas como Jael, que se atrevan a participar en el cumplimiento de su palabra. Que no tengan miedo a obedecer y caminar en fe. Mujeres poderosas: mujeres separadas para Dios.

Mujeres que se paren en la brecha. Que resurjan y dejen el miedo que tanto les impide avanzar. Mujeres que comiencen a caminar mirando las promesas que Dios tiene preparadas para cada una de ellas – poniéndose a la disposición del Reino.
Es tiempo de comenzar a escuchar la voz de Dios. Dejarnos guiar por su Espíritu Santo y proclamar que cuando Dios nos llama a realizar algo es porque tenemos la capacidad de poder hacerlo. ¡Poderosa Palabra! Te adoramos Señor.

5 2 votos
Califica esto!
guest
0 Opiniones
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios