in

AFANARSE O VIVIR pastor Daniel de los Reyes V.

AFANARSE O VIVIR

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mateo 6:25.

Algunos trabajan de afanadores, otros se afanan por sobrevivir; los hay que viven sin complicaciones su existencia.

La expresión Os digo, es un elemento clave en los evangelios al igual que os mando. De hecho a partir de esa expresión encuentro el elemento del orden del reino espiritual como una imposición del rey sobre sus súbditos y también la composición de la comunidad convocada, a partir de su mandato.

Tres preocupaciones elementales: comer, beber y vestir. Luego otro tipo de preocupaciones serán abordadas desde una perspectiva muy resiliente. Alimentarse, hidratarse y cubrirse muestran el sustento del que los seres humanos se valen para avanzar sobre la tierra.

Pueden considerarse garantías individuales o derechos humanos. Al final veremos que más bien es una provisión divina, porque Dios da pan al que come según Isaías, y San Pablo de manera paralela lo expresa. Sin embargo en la misión que los discípulos comprometidos de Jesús practican como forma de compasión, resuenan las palabras, dadles vosotros de comer, tuve hambre y me distes de comer, tuve sed y me distes de beber, estuve desnudo y me cubriste.

No se trata de poner cargas a la misión evangelizadora, más bien se observa que los seguidores de Jesús van a compartir su provisión de manera generosa, espontánea y genuina. No se trata de presumir y video grabar lo que hacemos, porque se incurre en el fariseísmo anteriormente visto.

La superioridad radica muchas veces en donde la colocamos. Porque somos nosotros los que nos dejamos cubrir. En este caso se muestra la superioridad del afán sobre nosotros o el definitivo: sin vida no sirve el alimento y sin cuerpo no se necesita vestido.

El afán no resuelve la ecuación de la provisión. Se necesita un concepto claro más allá de la maldición, para lograr ver el trabajo como una bendición.

No sirve de mucho preocuparse, así las necesidades se acentúan. Lo que resuelve lo que falta es la acción precisa del que se propone y alcanza sus metas.

Hay quien solo refiere descansar
Porque el trabajo lo hace cansar.
Si el trabajo no cansara,
Con gran gusto trabajara.

One Comment

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Que te pareció

Avatar

Publicado por Pbro. Daniel De Los Reyes Villarreal

Pastor, Maestro, Líder y Escritor, ha sido líder de las Asambleas de Dios en México. Fue superintendente general del Concilio.

el Pastor: DAVID CORRAL nos comparte este hermoso mensaje para la iglesia

(17) TEOLOGIA DE LA PROSPERIDAD enseñanza doctrinal para la iglesia