Buscar
Generic filters
Search in title
31.8 C
Mexico
miércoles, septiembre 28, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

¿Qué enseña exactamente 1 Timoteo 2:12 sobre el papel de la mujer en la iglesia?

Fecha:

Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada (1 Ti 2:12).

¿Qué es exactamente lo que Pablo no permite? Aplicar este texto en el ámbito de la iglesia local es complicado.

Algunos piensan que Pablo no escribió 1 Timoteo y por eso concluyen que esta declaración no tiene peso apostólico. Otros encuentran una contradicción con Gálatas 3:28 («No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos son uno en Cristo Jesús») y declaran que el género de una persona es irrelevante para la forma en que sirve en la iglesia.

Supongamos que una mujer piadosa en una iglesia complementarista (es decir, una iglesia que ordena solo a varones calificados como pastores) lee 1 Timoteo 2:12 y se pregunta, ¿qué significa que no se me permite «enseñar o ejercer autoridad sobre un hombre»?

¿A qué conclusión debería llegar ella y por qué? Es una buena pregunta en un contexto en el que «las mujeres que profesan la piedad» son llamadas a aprender (vv. 10-11). Esto implica poner en práctica lo que la Escritura enseña.

Propongo que «enseñar o ejercer autoridad sobre un hombre» era la forma en que Pablo resumía a su consiervo Timoteo las principales responsabilidades del pastor de una congregación: (1) La instrucción por medio de la exposición fiel de las Escrituras, de manera similar a como Jesús alimentó a Sus discípulos, y (2) la supervisión y el pastoreo benévolos, de manera similar a como Jesús cuidó a Sus seguidores y a como lo emularon los primeros líderes cristianos (p. ej., 1 P 5:1-5).

Una breve investigación de la forma de aplicar 1 Timoteo 2:12 no puede obviar una exposición completa del pasaje en su contexto. Ya lo he hecho en otro lugar (véase Las cartas a Timoteo y Tito, p. 137-89; en inglés) y en otros artículos de este sitio se han abordado tales argumentos, incluidas las frecuentes objeciones de los críticos igualitarios. Incluso una exposición de este tipo podría quedarse corta para dar una respuesta satisfactoria a la pregunta planteada anteriormente. Ningún pasaje difícil de las Escrituras puede contener una explicación completa de su razón de ser. Lo que afirma un solo versículo formará parte de una constelación más amplia de pasajes que arrojan luz sobre ese versículo.

Lo que afirma un solo versículo formará parte de una constelación más amplia de pasajes que arrojan luz sobre ese versículo

En el contexto de 1 Timoteo 2:12, podemos ver cómo Pablo instruye a la mujer piadosa, es decir, a la mujer que ha respondido al llamado del evangelio a confiar en Cristo y se dedica a vivir para la gloria de Dios. Hay varias cosas que le anima a seguir y que también debe evitar.

Lo que las mujeres piadosas son alentadas a perseguir

En el lado de «buscar», están por lo menos los siguientes elementos.

1) Debe afirmar la plena dignidad creada de la mujer junto a la del hombre (Gn 1:27).
2) Debe afirmar su distinción sexual que complementa la del hombre y hace posible el avance de la raza humana deseado por Dios mediante la procreación (Gn 2:18; 1:28).
3) Debe notar la entrada del pecado en el mundo, con implicaciones punitivas (aunque finalmente redentoras) tanto para la mujer como para el hombre (Gn 3:14-19).
4) Ser consciente del pecado personal y corporativo; debe ver en la venida de Cristo las mismas noticias gozosas que vieron sus antepasados en la fe, como Elisabet y María y Ana la profetisa (Lc 1-2).
5) Habiéndose arrepentido de sus pecados y habiendo creído en el mensaje del evangelio (Mr 1:15), debería ocupar su lugar junto a los primeros seguidores celosos de Jesús, como las muchas mujeres que apoyaron económicamente a Jesús y a los doce (Lc 8:3), quienes presenciaron la crucifixión de Jesús (Mr 15:40-41), dieron el primer testimonio conocido de Su resurrección a pesar de la recepción escéptica de los apóstoles (Lc 24:10-11), y que participaron en el trabajo y la vida de la iglesia con diligencia (Ro 16, p. ej., está lleno de nombres como Febe, Prisca, María, la madre de Rufo, Trifena, Trifosa y Junia). A lo largo del Nuevo Testamento, el conocimiento para la convicción y dirección de la congregación nunca se originó en los hombres aislados de las mujeres. Más bien, líderes como Jesús y Pablo trabajaron junto a las mujeres, afirmaron sus dones y establecieron estructuras que maximizaran su contribución a la eficacia del evangelio en la iglesia y en el mundo.

6) Por último, debe afirmar el orden congregacional implícito en la selección de una docena de hombres por parte de Jesús y reflejado en la política apostólica (uniforme en todo el Nuevo Testamento) de nombrar a hombres piadosos, y no a mujeres, para el cargo de maestros y supervisores pastorales, lo que nos lleva de nuevo a 1 Timoteo 2:12.

La mujer piadosa (2:10) está llamada a dedicarse a aprender en el entorno del culto (2:11). No ofrece instrucción pastoral («enseñar») ni supervisión («ejercer autoridad»). Sin embargo, las mujeres y esposas piadosas de la iglesia tendrán, o al menos deberían tener, vías naturales para participar en el cuidado pastoral de la iglesia. Los hombres ordenados ocupan un lugar particular de responsabilidad en la congregación y se benefician de la sabiduría de las mujeres de la congregación. Si hay relaciones sanas entre los pastores y las mujeres de la congregación, estos hermanos tendrán en cuenta las preocupaciones y aportes de sus hermanas en la acción por medio de la oración, servicio y liderazgo. De hecho, las llevarán en su corazón.

Cuando no lo hacen, hay algún tipo de disfunción en juego y se requieren ajustes. Estos cambios pueden implicar mejores prácticas pastorales y renovación espiritual, equipar a los esposos y esposas para que busquen una dinámica piadosa en sus matrimonios y otros ajustes que desintoxiquen y fortalezcan los lazos hombre-mujer en toda la iglesia.

Lo que se busca evitar en las mujeres piadosas

¿Qué es lo que 1 Timoteo 2:12 anima a la mujer piadosa a evitar? La mayoría de las veces, en el entorno occidental de hoy, ella debe evitar el impulso de buscar el lugar que ciertos hombres han sido llamados y equipados para ocupar.

Si bien debe tratar de maximizar su contribución al mandato de discipulado que todos los cristianos comparten (Mt 28:19-20), debe evitar las asignaciones en la iglesia en las que asumiría deberes que equivalen a la instrucción pastoral, como la exposición bíblica y la exhortación. No debe predicar sermones a la iglesia reunida. Tampoco debe participar en la supervisión pastoral de los hombres, sea cual sea la forma que adopte en la estructura de su iglesia. Las mujeres dotadas y llamadas al ministerio del discipulado (como todas las mujeres creyentes lo son hasta cierto punto) encontrarán a otras mujeres que necesitan su cuidado e influencia.

Las mujeres capacitadas y llamadas al ministerio del discipulado… encontrarán a otras mujeres que necesitan su cuidado e influencia

Esto no descarta el liderazgo de las mujeres en la administración de la congregación: a menudo, todo el personal pastoral es dirigido, logísticamente, por el genio organizativo de una administradora. Pero una administradora de la iglesia no es la ministra pastoral de la iglesia; los roles pueden entrelazarse, pero no deben fusionarse ni invertirse.

Esferas de servicio superpuestas, no idénticas

Es difícil, y no es aconsejable, ser demasiado específico y general en una breve discusión. Las prácticas de las denominaciones y las dinámicas de las congregaciones varían mucho y los complementaristas reflexivos en diversos contextos difieren en cuestiones de aplicación.

Pero desde Jesús, pasando por los apóstoles, hasta las iglesias del Nuevo Testamento, vemos que los hombres (aunque no lo merezcan) y no las mujeres fueron llamados a pastorear las congregaciones. Las mujeres tienen esferas de servicio piadoso que se superponen, desde su vida privada hasta su colaboración con los demás en toda la gama de actividades y alcance de una congregación. Pero su mandato no es idéntico al de los hombres. Glorificar a Dios y disfrutar de Él en la vida personal y congregacional radica, entre otras cosas, en la dulce sinergia del caminar compartido de mujeres y hombres con Cristo. Este modelo de liderazgo pastoral exige la promoción del otro, la devoción mutua y el sacrificio mutuo, de acuerdo con el precedente, la dirección y la misión de Cristo.

Muchas bendiciones se obtienen de esta manera. Y 1 Timoteo 2:12 arroja un útil rayo de luz en ese camino.

Esta es una adaptación de un artículo publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Íñigo García de Cortázar.

Source

Coalicion por el Evangelio
Coalicion por el Evangeliohttps://www.coalicionporelevangelio.org/
Coalición por el Evangelio ayuda a la iglesia a conocer la Palabra de Dios con la mente, amar a Dios con el corazón, y proclamar la gracia y la verdad del evangelio de Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Dios siempre te pondrá en lugares correctos

Compartir Tweet Compartir Compartir Email Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. Salmos 37:25 PALABRA DE DIOS PARA HOY No te afanes, ni te aflijas cuando algo no puede continuar en tu vida, mantente siempre dispuesto a comenzar desde cero las veces que toque; que…

Son más los holandeses que consideran que la Biblia es relevante, pero la mitad de los cristianos rara vez o nunca la leen

La Nederlands-Vlaams Bijbelgenootschap (Sociedad Bíblica Neerlandesa, NBG), junto con Blauw Research, ha publicado recientemente una investigación sobre la Biblia y su relevancia entre los holandeses. La investigación, que se llevó a cabo por primera vez también en Flandes, muestra que el 41% de los adultos holandeses se consideran cristianos, un 2% menos en comparación con…

Amemos y sirvamos a las madres solteras en la iglesia

Aunque han pasado alrededor de veinticinco años, recuerdo como si fuera hoy el momento en el que recibí una llamada de una de mis hermanas de la congregación contándome que cerca de mi casa había una madre soltera con dos niños, embarazada y próxima a dar a luz, quien no tenía a nadie cercano a…

¡Bendito seas Israel! Te amamos como te ama Dios.

Compartir Tweet Compartir Compartir Email “Así dice el SEÑOR de los ejércitos, el Dios de Israel: Otra vez hablarán esta palabra en la tierra de Judá y en sus ciudades, cuando yo restaure su bienestar: «El SEÑOR te bendiga, morada de justicia, monte santo.» Jeremías 31:23 PALABRA DE DIOS PARA HOY: La palabra nos manda…
Send this to a friend