Buscar
Generic filters
Search in title
26 C
Mexico
domingo, octubre 2, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

Hombres bajo fuego: Por qué necesitamos amigos varones

Fecha:

Ella no sabía de qué otra manera llamarlo. Aunque era más elocuente que muchos, no podía encontrar una palabra mejor que homosexual.

Jonatán amaba a David «como a sí mismo» (1 S 18:3). El amor de Jonatán por David superaba al de las mujeres (2 S 1:26). Jonatán se despojó alegremente de su posición y de su armadura y se los entregó a David. Lloraron juntos. Lucharon juntos. Jonatán fue más leal a David que a su propio padre, que era el rey de Israel. La profesora del año en mi alma mater, incapaz de encontrar otro adjetivo, se inclinó a describir la relación de David y Jonatán como erótica.

En cuanto a mí, puedo recordar que era solo un cristiano nuevo cuando un hermano me dijo que me amaba. No se me salieron las lágrimas, no le respondí, pero sí me sentí incómodo, como si un hombre me hubiera regalado flores. El espíritu de la época me mintió. Pensaba que el amor que se da entre hombres debe permanecer dentro de la familia biológica propia. Todo lo demás era sospechoso. El afecto masculino me parecía, en el mejor de los casos, afeminado.

Hoy en día, muchos hombres no están seguros de cómo sentirse respecto a las relaciones con otros hombres. En un clima en el que una conocida revista debate si la amistad de la Rana y el Sapo en la querida serie infantil era realmente una «celebración anfibia del amor entre personas del mismo sexo», muchos de nosotros nos preguntamos si esas amistades son necesarias. ¿Debemos sacrificarnos por tenerlas? ¿Nos hace débiles quererlas? Estas preguntas por sí mismas, al igual que un agente de policía que recibe la declaración de un testigo, revelan que se ha cometido un delito. Satanás nos ha robado.

El compañerismo profundo, riguroso y alegre entre hermanos cristianos es la gran necesidad en este tiempo de guerra

Los hombres necesitan a otros hombres para hacer lo que Dios les llama a hacer. El compañerismo profundo, riguroso y alegre entre hermanos cristianos es una gran necesidad en este tiempo de guerra. El esfuerzo en la guerra no necesita más soldados solitarios que solo intentan sobrevivir para sus familias. Los soldados aislados y los generales sin ejército no representan una amenaza real. Para avanzar necesitamos la fuerza que proviene de los números: «Y si alguien puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente» (Ec 4:12).

Hombres bajo fuego

Aunque muchos hombres han sido entrenados para negarlo, deseamos amistad. Cuando la honestidad se impone, los hombres adultos añoran los días de lucha con espadas, de fútbol en el patio trasero y de ver Karate Kid después de la hora de dormir. Un extraño dolor gime a través de las grietas de nuestra autosuficiencia.

No es que no se pueda encontrar la hermandad. Al menos vemos ejemplos en dos lugares fuera de la iglesia: el ejército y las pandillas. La guerra, al parecer, engendra una hermandad extraña en tiempos de paz. Un hermano nace para —y es creado en— la adversidad (Pr 17:17). El fuego del combate funde a los hombres en hermanos.

Aquí radica la gran ironía: los hombres cristianos luchan en la mayor guerra que existe, pero rara vez experimentan esa camaradería. Estamos desplegados contra un enemigo sobrenatural y nos separamos mientras los proyectiles vuelan a nuestro alrededor, cada uno por su lado. Luchamos por algo más importante que cualquier otro conflicto que el mundo haya conocido y lo hacemos en solitario. Mientras arremetemos individualmente contra el nido de ametralladoras del enemigo, nos preguntamos por qué somos abatidos con tanta regularidad. Son la necedad y el orgullo, no el valor y la fe, los que nos llevan a asaltar solos las puertas del infierno.

Como hombres cristianos nos sentamos en el caballo blanco, generales de familias e iglesias, mientras Satanás nos ataca con especial persistencia. Somos hombres bajo fuego. Los hombres bajo fuego sobreviven donde no lo hace un hombre bajo fuego. Nuestro enemigo ha estado implementando el divide y vencerás desde Caín y Abel. Pocos de nosotros conocemos el inmenso privilegio del que habla Whitefield cuando afirma:

Es un privilegio inestimable tener una compañía de compañeros soldados continuamente a nuestro alrededor, animándonos y exhortándonos mutuamente a mantenernos firmes, a conservar nuestras filas y a seguir con valentía al Capitán de nuestra Salvación, aunque sea a través de un mar de sangre.

¿Por qué no nos unimos como hermanos de armas? Porque hemos olvidado que estamos en guerra. Navegamos por la vida sin tener en cuenta el torpedo del submarino, hasta que nos golpea. Muy pocas de nuestras iglesias tienen hermanos de sangre porque muy pocas de nuestras iglesias conocen el derramamiento de sangre en tiempos de guerra.

Cuando las bancas se convierten en trincheras

Cuando la iglesia está en misión, los hombres, por pura necesidad y amor a sus familias y al prójimo, actuarán más varonilmente. Cuando el engaño de los tiempos de paz sea expuesto, los hombres verán francotiradores disparando a sus hermanos a través de la pornografía. Verán los misiles de la mundanidad disparados a sus hijos. Verán a la serpiente tratando de enredar a sus esposas en alambres de púas. Verán que las almas se pierden diariamente bajo esta oscuridad presente. Su hombría les prohibirá la pasividad. Se pondrán bien el uniforme e irán a la guerra.

Los hombres cristianos luchan en la mayor guerra que existe, pero rara vez experimentan camaradería

La sabiduría les enseñará a no ir a la carga solos. «Rodeados de millones de enemigos por fuera e infectados por una legión de enemigos por dentro», tendremos necesidad de hombres en nuestras vidas que nos adviertan de las minas terrestres, nos animen cuando estemos agotados y nos arrastren a un lugar seguro cuando hayamos sido abatidos.

Cuando estemos convencidos de que estamos en una zona de guerra, invadiendo una playa en disputa contra las fuerzas espirituales del mal, no nos contentaremos con reunirnos solo para el partido de fútbol o para trabajar en proyectos caseros. Nos reuniremos para estudiar la Palabra de Dios. Nos reuniremos para orar juntos. Nos reuniremos para hablar de nuestras luchas, victorias, aspiraciones y ambiciones.

Estaremos en contacto durante la semana. Desarrollaremos estrategias. Nos ayudaremos mutuamente a amputar miembros. Nos diremos las verdades más duras. Nos reiremos juntos. Sangraremos juntos. Sobreviviremos juntos. Sus luchas se convertirán en nuestras luchas y sus almas serán parte de nuestra responsabilidad.

Dónde encontrar los rostros de león

El Todopoderoso agrupó a guerreros fieros en torno a David, a quien hizo rey, para formar «un ejército de Dios» (1 Cr 12:22). Hoy Cristo, el Rey de David, está reuniendo otro ejército en Su iglesia. Los hombres que lideran el ataque y «cuyos rostros [son] como rostros de leones, y [son] tan ligeros como las gacelas sobre los montes» (1 Cr 12:8).

¿Pero cómo encontraremos a esos hombres poderosos?

C.S. Lewis ayuda a aclararlo: «No encontrarás al guerrero, al poeta, al filósofo o al cristiano mirándole a los ojos como si fuera tu amante: mejor luchar junto a él, leer con él, discutir con él, orar con él».

Debemos estar en misión juntos. Los hombres con las espadas desenvainadas ganan compañeros llenos del Espíritu. Invierte tiempo en el bastión de la iglesia local. Sirve. Toma la iniciativa. Ora. Haz sacrificios por tu familia. Sométete al liderazgo de tu iglesia. Sueña con nuevas formas de llegar a tu comunidad y ganar a los perdidos. Encuentra el valor para invitar a un hermano a tomar un café o mejor aún, lean juntos un libro de la Biblia. Dios bendecirá tus esfuerzos a su debido tiempo.

Por el Rey y la patria

Vivimos en una época peculiar: entre la cruz y la eternidad, entre la propuesta de matrimonio y el día de la boda, entre el día D y el día V. La vida entre las dos épocas es una búsqueda épica, no la consumación de un gran romance: una Comunidad del Anillo, no el Diario de una pasión. Jesús nos dio una misión. La Gran Guerra sigue su curso. Dios llama a los hombres a unirse para ser la clase de esposos, padres, vecinos y cristianos que debemos ser.

Tal vez si mi profesora no hubiera perdido de vista desde hace tiempo la guerra, si oyera explotar las bombas y viera a los hombres caer, habría encontrado otra palabra para la amistad de David y Jonatán: valiente.

Publicado originalmente en Desiring God. Traducido por Equipo Coalición.

Source

Coalicion por el Evangelio
Coalicion por el Evangeliohttps://www.coalicionporelevangelio.org/
Coalición por el Evangelio ayuda a la iglesia a conocer la Palabra de Dios con la mente, amar a Dios con el corazón, y proclamar la gracia y la verdad del evangelio de Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Samuel y la voz de lo alto

Nota del editor:  El Show de Sam es un ministerio para niños que proclama el mensaje del evangelio y principios cristianos por medio de una presentación creativa de las historias de la Biblia. Para conocer más de Sam y sus amigos, visita su canal de YouTube. ¿Cómo puedo saber que Dios quiere hablar conmigo? ¿Sabías…

Dios habla hoy, a mi corazón

Compartir Tweet Compartir Compartir Email No así los impíos, Que son como paja que se lleva el viento. Salmos 1:4 PALABRA DEL DÍA DE HOY Padre, tú, que me has examinado, me has escudriñado, conoces hasta el más pequeño de mis pensamientos, hoy, te pido que me guíes a todo camino que me conduzca hasta…

¿Debo dejar que mis hijos vean esto? 10 consejos a padres con discernimiento

Durante mi infancia, mis padres solo disponían de un número limitado de vías de entretenimiento: unos pocos canales en la televisión (no teníamos cable), la radio, los discos compactos y el alquiler de películas en VHS. Hoy en día no es así. Con la llegada de la Internet, el streaming y los dispositivos personales, las…

Gracias, su majestad | Coalición por el Evangelio

Como monarca constitucional, la naturaleza del papel de la reina Isabel II le obligaba a no opinar. Nadie sabía a cuál partido político apoyaba, ni cuál era su favorito de los quince primeros ministros que ejercieron el cargo durante su reinado, ni tampoco si estaba a favor o en contra de la salida o permanencia…
Send this to a friend