Buscar
Generic filters
Search in title
26.8 C
Mexico
lunes, septiembre 26, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

4 verdades esenciales sobre la perseverancia del creyente

Fecha:

Al final de un curso de teología que yo estaba enseñando (felizmente, ahora no estoy seguro de dónde era), incluí la siguiente pregunta en el examen:

«Aprendí que hay camino para el infierno desde la misma Puerta del Cielo, lo mismo que desde la Ciudad de Destrucción» (John Bunyan, El progreso del peregrino). Analice.

Algunos estudiantes, percibiendo de manera acertada que probablemente se esperaba un análisis de la doctrina de la perseverancia, ¡afirmaron que el autor de esta cita obviamente era arminiano!

La experiencia me enseñó dos lecciones sensatas:

1) Hay muchos cristianos que nunca han leído El progreso del peregrino (¡Bunyan, desde luego, era calvinista!).

2) Probablemente estos estudiantes nunca habían tomado los «pasajes de advertencia» de la Escritura con toda la seriedad teológica.

Tales pasajes de advertencia casi sirven de signos de puntuación en la carta a los Hebreos, que había sido escrita para alentar a los cristianos a seguir corriendo la carrera de la fe y no volver atrás (Heb 12:1-2; 13:22). Es una carta que habla de manera muy específica sobre el peligro de la apostasía: «Hermanos, cuiden de que no haya entre ustedes ningún corazón pecaminoso e incrédulo, que los lleve a apartarse [gr. apostēnai] del Dios vivo» (Heb 3:12).

Entre otras declaraciones significativas están Hebreos 2:1-4; 3:7-15; 4:1-11; 6:1-12; 10:26-39; y 12:14-29.

¿Cómo debemos entender esta enseñanza sobre la apostasía y el significado e implicaciones de la perseverancia en la Biblia?

1) Dios persevera

Primero, deberíamos considerar como un principio bíblico establecido que Dios persevera en la salvación de Su pueblo escogido.

Sostener otra postura lleva a conclusiones doctrinales peligrosas. Por ejemplo, rechazar que Dios persevera en la salvación de Su pueblo no solo niega la doctrina de la perseverancia de los santos —con su corolario, la eterna seguridad de los creyentes—, sino que priva de su significación a varias doctrinas bíblicas fundamentales. Estas doctrinas incluyen la elección, la predestinación y la obra permanente del Espíritu (Filipenses 1:6 y 2:12-13 se vuelven pálidos y decaídos bajo esta perspectiva).

Deberíamos considerar como un principio bíblico establecido que Dios persevera en la salvación de Su pueblo escogido

Además, las oraciones de Cristo se caen a pedazos ante el trono de Dios (contrario a Juan 17:11); Su asimiento de Sus ovejas se paraliza de manera misteriosa (contrario a Juan 10:27-30). Además, la posibilidad de seguridad sobre la salvación futura se fundamentaría irónicamente en la incertidumbre. ¿Dónde quedaría entonces la confianza en las verdades que afirma Romanos 8:29-39?

2) Los creyentes debemos perseverar 

Segundo, necesitamos reconocer que la doctrina de la perseverancia significa que los propios creyentes deben efectivamente perseverar, a menudo frente a presiones abrumadoras para que desistan. La perseverancia es suavizada por la gracia, pero no por ello queda libre de esfuerzos. Hay tentaciones que afrontar; hay pecado interior que resistir; y las artimañas del diablo aún deben detectarse y se debe llevar la armadura de Dios a fin de vencerlo. Puede que incluso tengamos que resistir hasta el punto de derramar nuestra sangre (cp. Heb 12:4).

Pero estas son precisamente las características de la verdadera fe. El mensaje de Hebreos es, por lo tanto: asegúrense de que su fe sea así. Esta es la cuestión central de la descripción de los grandes héroes de la fe en Hebreos 11, que lleva hasta Cristo, el gran Héroe de la fe en 12:1-2.

3) La perseverancia se basa en la gracia, no en las experiencias 

Tercero, necesitamos darnos cuenta de que las experiencias espirituales no son idénticas a la gracia salvadora.

Este principio subyace en Hebreos 6:4-12, el cual a menudo se cree que prueba fuera de toda duda que un cristiano verdadero puede cometer apostasía. En efecto, los versos 4-6 son descritos como la descripción más clara de un cristiano verdadero en todo el Nuevo Testamento: ser iluminado, gustar del don celestial, participar del Espíritu y gustar de la bondad de la Palabra de Dios y los poderes del mundo venidero.

Necesitamos darnos cuenta de que las experiencias espirituales no son idénticas a la gracia salvadora

Pero lo impactante de las experiencias descritas en estos versos no es tanto lo que dicen como lo que omiten. Nada se dice aquí sobre la confianza en Cristo, sobre el arrepentimiento, sobre cargar la cruz o sobre amar al Señor Jesucristo y a nuestros hermanos creyentes. 

En efecto, estos versos podrían haberse escrito sobre Judas Iscariote. La luz de Cristo entró en su vida. Él gustó del don celestial y participó de las experiencias del Espíritu con los demás apóstoles (p. ej., Mt 10:1-3). Se expuso a las bondades de la Palabra de Dios durante varios años. Los poderes del mundo venidero se liberaron a su alrededor en las sanidades y el ministerio salvador de Jesucristo. Pero Judas nunca fue limpiado por Cristo y no había sido elegido para salvación aunque sí como apóstol, según el Evangelio de Mateo (cp. Jn 13:10-11; 13:18). Mucho antes de su traición, Jesús sabía que Judas era «un diablo» (Jn 6:70). ¡En él no había fe! Al final, no había arrepentimiento, solo remordimiento (Mt 27:3).

El autor de Hebreos de hecho les dejó clara esta distinción a sus primeros lectores. Cuando las personas que han tenido estas experiencias espirituales «se apartan» (Heb 6:6), dijo él, es imposible que los restauremos. En contraste, les dijo a sus lectores: «con respecto a ustedes estamos convencidos de cosas mejores, que tienen que ver con la salvación» (Heb 6:9). Estos creyentes tenían fe en la esperanza del evangelio y habían mostrado el amor que es el fruto central del Espíritu. Esto indica que la salvación real y duradera era de ellos.

4) Los creyentes debemos comprender la gracia

El mensaje es claro. No se debe confundir las grandes experiencias con la gran gracia. Algunos lo han hecho y han tenido un naufragio espiritual. Más bien, como nos aconseja el autor, estemos en guardia contra el descuidar la gracia (2:3); tengamos cuidado de que nuestro corazón no se endurezca por el engaño del pecado (3:13); procuremos no caer presas de la desobediencia (3:18; 4:6) y que no nos falte la fe (4:3). Tengamos cuidado de incurrir en una actitud despreocupada hacia la importancia de la comunión (10:25); cuidémonos de pecar de manera deliberada (10:26); no retrocedamos ante las dificultades (10:38); y no «rechacemos al que habla» mediante la poderosa Palabra de Dios (12:25). 

Hay un camino al infierno desde las puertas del cielo. Lamentablemente, algunos no han llegado por el camino de la gracia, la fe y el arrepentimiento. Puede que se hayan engañado a sí mismos. Es por eso que Hebreos toca la nota del examen personal. Asegúrense de que su profesión de fe implique la posesión de Cristo. 

Nadie que oiga la voz de Cristo, escuche con fe, y lo siga puede perecer jamás (Jn 10: 27-30). Podemos tropezar, pero Él nos guardará de caer de manera permanente (Jud v. 24). Porque contamos con su propia promesa: «Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no lo echo fuera» (Jn 6:37).

Adquiere el libro: Poiema | Amazon

Source

Coalicion por el Evangelio
Coalicion por el Evangeliohttps://www.coalicionporelevangelio.org/
Coalición por el Evangelio ayuda a la iglesia a conocer la Palabra de Dios con la mente, amar a Dios con el corazón, y proclamar la gracia y la verdad del evangelio de Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Oración por el niño que no se quiere mudar | Reflexión

Amado Jesús: Por ratos se me olvida cómo era tener diez años. ¡Gracias porque Tú lo viviste en carne propia y nunca se te olvida! Aún recuerdas la alegría de explorar riachuelos, trepar árboles y rasparte las rodillas jugando con los demás niños del barrio. No has olvidado la sensación de maravillarte al observar de…

Tus oraciones pueden cambiar las noticias.

Compartir Tweet Compartir Compartir Email Las historias que se generan de Ucrania nos han agobiado a muchos de nosotros. Wendy Griffith, reportera principal de CBN News, regresó recientemente de la frontera entre Polonia y Ucrania con una mayor comprensión de la situación y dirección para la oración enfocada. Tuve una conversación con ella el 13…

¿Qué significa negarte a ti mismo y tomar tu cruz?

En sus interacciones con los demás, Jesús solía ir directamente al grano. Su llamado al discipulado no es la excepción: «Si alguien quiere venir conmigo, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame» (Mr 8:34). El discipulado equivale a negarse a uno mismo, y cargar nuestra cruz. Punto. Pero ¿qué quiere decir Jesús con…

Entre más difícil sea el tiempo, más debes orar, pero también actuar.

Compartir Tweet Compartir Compartir Email A raíz del último tiroteo en Uvalde, Texas, muchos líderes cristianos han llamado a los cristianos a orar. Para algunos, la oración se ha convertido en un ritual vacío que transmite una sensación de apatía y desapego. Oramos y, al hacerlo, nos absolvemos de hacer más. Sin embargo, la oración…
Send this to a friend