Buscar
Generic filters
Search in title
26.8 C
Mexico
lunes, septiembre 26, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

Probar, afirmar y enviar: Un caso a favor de misioneros competentes

Fecha:

Cuando Pablo reconoció ante los corintios su insuficiencia como ministro del evangelio (2 Co 2:16), no estaba abogando a favor de misioneros incompetentes. Sin embargo, a veces los cristianos occidentales hablan como si lo que calificara a alguien para el ministerio fuera el reconocimiento de que no está realmente capacitado. Hemos equiparado la admisión de incapacidad con la virtud de la humildad.

De la misma manera, he visto que las iglesias animan con entusiasmo a todos los que se sienten llamados a las misiones, pero dudan en imponerles cualquier requisito de educación o experiencia. Afirmamos fácilmente su disposición al sacrificio sin tener en cuenta su capacidad de servicio. Lo que resulta más preocupante es que algunos cristianos se regocijan en su necesidad y falta de recursos, como si esos atributos fueran los que les hacen más útiles en el reino.

A quien se le ha dado mucho, mucho se demandará de él

Aunque Pablo se jactaba de su debilidad, reconociendo su insuficiencia para la tarea misionera y su total dependencia del Espíritu (2 Co 3:4-6), también podría gloriarsede la calidad de sus esfuerzos, de su diligente y duro trabajo, y de los resultados que se producían gracias al Espíritu de Dios en él (1 Co 15:10). Pablo no suponía que la incapacidad o la ineficacia humanas llevaran automáticamente a la bendición de Dios.

Las iglesias locales deben recobrar su responsabilidad de probar, afirmar y enviar misioneros calificados

Más importante aún, no equiparó las repetidas luchas y el fracaso moral con la insuficiencia o debilidad física. Pablo podía hablar de que Dios utilizaba vasos débiles de barro (2 Co 4:7). Pero para ser útiles, esos mismos vasos debían ser honorables, santos y aptos para el uso del Maestro (2 Ti 2:21). Este es el patrón que vemos repetirse a lo largo de la Escritura. Dios tiene grandes expectativas para los pastores de Su pueblo y los administradores de Su Palabra. A quien se le haya dado mucho, mucho les demandará el Señor (Lc 12:48).

Afirmación de Pablo y Bernabé

Aquellos que enviamos deben ser competentes en las Escrituras y de buen carácter. Cuando se trata de identificar y enviar a las personas adecuadas, la responsabilidad recae sobre la iglesia local. Ellos deben hacer la labor de afirmar a los misioneros que cumplen con los requisitos.

Veamos el ejemplo de Pablo y Bernabé. Cuando el evangelio se extendió inicialmente a través de los judíos dispersos por la persecución, Bernabé fue enviado por la iglesia de Jerusalén a Antioquía para observar lo que sucedía. Sin duda fue elegido por su carácter, como alguien lleno del Espíritu y conocedor de las Escrituras (Hch 11:24). Pero cuando Bernabé observó que los gentiles llegaban a la fe, sintió la necesidad de encontrar a Pablo en Tarso. Como ya había pasado casi diez años sirviendo en Siria y Cilicia, Bernabé conocía a Pablo y su ministerio fiel y también su vocación hacia los gentiles (9:26-30; 11:25-26; Gá 1:21). Juntos volvieron a Antioquía, donde enseñaron al grupo creciente de creyentes durante un año completo.

Es en este contexto en el que el Espíritu dirigió a la iglesia a separar a estos dos hombres para ser enviados (Hch 13:1-2). Pablo no fue comisionado oficialmente por la iglesia hasta que pasó catorce años demostrando su capacidad mediante el evangelismo, la enseñanza y el ministerio fiel (Gá 2:1). Si tenemos en cuenta la formación que recibió durante toda su vida en las Escrituras hebreas, incluso antes de su experiencia en el camino a Damasco, nuestro cálculo de la preparación ministerial de Pablo aumenta significativamente. Pablo no era en absoluto un principiante. Para la iglesia de Antioquía, enviar a Pablo significaba el sacrificio de enviar a uno de sus mejores hombres.

Probar y afirmar a los enviados

Pero hoy en día, las iglesias envían casi a cualquiera. David Hesselgrave considera que esto es un resultado directo del «voluntariado» misionero, de los llamados generalizados y urgentes para que los obreros vayan a la mies. Estas peticiones apasionadas suelen ir acompañadas de historias de gran necesidad y reforzadas por la idea de que todos estamos llamados a ser misioneros. Pero esto representa una confusión de categorías. No todos estamos llamados a ser misioneros. De hecho, este llamamiento general a las armas es un fenómeno relativamente reciente y está notablemente ausente de las páginas de la Escritura. Según Hesselgrave, «todos los misioneros del Nuevo Testamento fueron reclutados personalmente por Cristo, sus apóstoles y sus representantes, o por las iglesias dirigidas por el Espíritu Santo».

Esto es esencial. Las iglesias locales deben recobrar su responsabilidad de probar, afirmar y enviar misioneros calificados. La Biblia señala que las iglesias son las que están llamadas a tener el conocimiento y el discernimiento necesarios para evaluar a los misioneros y sus ministerios. Las iglesias deben probar y aprobar lo que es bueno (Fil 1:9-10; 1 Ts 5:21). El patrón de Pablo era emplear obreros en el ministerio que ya habían sido examinados y habían demostrado ser fieles (1 Co 16:3; 2 Co 8:22; 1 Ti 3:10; 2 Ti 2:2). Esto supone que algunos no pasarán la prueba. Algunos maestros y algunos ministerios no deben ser aprobados. Algunos ni siquiera son de Dios (1 Jn 4:1). En tales casos, se instruye a las iglesias a no recibirlos ni apoyar su labor (2 Jn v. 10).

Las iglesias son las que están llamadas a tener el conocimiento y el discernimiento necesarios para evaluar a los misioneros y sus ministerios

Esta responsabilidad de poner a prueba a los obreros que reciben apoyo no es una licencia para juzgarlos. Tampoco debe ser un proceso agotador el procurar la provisión financiera de una iglesia cuando se cuenta con misioneros que regularmente corren el riesgo de ser revisados y sostenidos. Los cristianos deben suplir alegre y generosamente las necesidades de los obreros de la fe (3 Jn vv. 5-8).

Sin embargo, cuando Pablo se defendió y elogió su ministerio ante los corintios, les recordó que lo hacía con la mirada puesta en el juicio y la aprobación de Dios (2 Co 12:19). Las iglesias están llamadas a poner a prueba a los misioneros porque un día Dios nos pondrá a prueba a cada uno de nosotros. Todos daremos cuenta de nuestra mayordomía. Por lo tanto, las iglesias deben tener cuidado de cómo y en quién invierten. Debemos tratar de aprobar y enviar a aquellos que Dios aprobará al final.

Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.

Source

Coalicion por el Evangelio
Coalicion por el Evangeliohttps://www.coalicionporelevangelio.org/
Coalición por el Evangelio ayuda a la iglesia a conocer la Palabra de Dios con la mente, amar a Dios con el corazón, y proclamar la gracia y la verdad del evangelio de Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Oración por el niño que no se quiere mudar | Reflexión

Amado Jesús: Por ratos se me olvida cómo era tener diez años. ¡Gracias porque Tú lo viviste en carne propia y nunca se te olvida! Aún recuerdas la alegría de explorar riachuelos, trepar árboles y rasparte las rodillas jugando con los demás niños del barrio. No has olvidado la sensación de maravillarte al observar de…

Tus oraciones pueden cambiar las noticias.

Compartir Tweet Compartir Compartir Email Las historias que se generan de Ucrania nos han agobiado a muchos de nosotros. Wendy Griffith, reportera principal de CBN News, regresó recientemente de la frontera entre Polonia y Ucrania con una mayor comprensión de la situación y dirección para la oración enfocada. Tuve una conversación con ella el 13…

¿Qué significa negarte a ti mismo y tomar tu cruz?

En sus interacciones con los demás, Jesús solía ir directamente al grano. Su llamado al discipulado no es la excepción: «Si alguien quiere venir conmigo, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame» (Mr 8:34). El discipulado equivale a negarse a uno mismo, y cargar nuestra cruz. Punto. Pero ¿qué quiere decir Jesús con…

Entre más difícil sea el tiempo, más debes orar, pero también actuar.

Compartir Tweet Compartir Compartir Email A raíz del último tiroteo en Uvalde, Texas, muchos líderes cristianos han llamado a los cristianos a orar. Para algunos, la oración se ha convertido en un ritual vacío que transmite una sensación de apatía y desapego. Oramos y, al hacerlo, nos absolvemos de hacer más. Sin embargo, la oración…
Send this to a friend