Buscar
Generic filters
Search in title
26.8 C
Mexico
sábado, octubre 1, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

¡Qué peligroso es tener necios cerca! | Reflexión

Fecha:

Como arquero que a todos hiere,
Así es el que toma a sueldo al necio o a los que pasan (Pr 26:10).

Todos hemos vivido alguna vez la experiencia de haber sufrido un daño de algún tipo por una persona cercana. Es posible que recordemos a un compañero grosero y que golpeaba a otros en la escuela primaria, un pretendiente que no conocía de límites, un vecino cuya música estridente no nos dejaba dormir, un compañero de trabajo ocioso que dejaba mal a todo el equipo y hasta un profesor en la universidad al que le importaba poco la enseñanza y menos dominar la materia. Todas esas personas nos hicieron pasar un mal rato, por decir lo menos, y hasta propiciar un despido y un vacío importante en nuestra formación profesional.

Las personas no son inocuas y menos aquellas con las que nos relacionamos de manera cercana. Es evidente que toda persona trae consigo su carácter, maneras, valores, palabras, propósitos y acciones al momento de relacionarse con otros. Esto significa que toda persona con la que nos relacionamos tiene el potencial para hacernos bien o mal, bendecirnos o maldecirnos, enriquecernos o empobrecernos. En nuestro caso, Salomón se toma el trabajo de mostrarnos los peligros latentes que la cercanía de un necio puede producir en nuestras vidas. 

Empecemos con el texto del encabezado: «Como arquero que a todos hiere, así es el que toma a sueldo al necio o a los que pasan». Sabemos cuán peligroso y mortal es una persona desquiciada con un arma. Los ejemplos dramáticos abundan en nuestra sociedad contemporánea. Salomón presenta a un arquero que causa mucho daño mientras tira flechas sin control, y lo compara con alguien que contrata para un trabajo a un necio o a un desconocido. Es posible que conozcamos, hasta de primera mano, los dolores de cabeza sufridos por un empleador que contrató a la persona equivocada por no conocerla bien o porque creyó en lo que decía sin verificar sus credenciales (una práctica común entre los necios, como ya hemos visto). ¡El daño es inmenso!

Por si no nos quedó claro el consejo anterior, Salomón añade otra advertencia extrema cuando dice: «Se corta los pies y bebe violencia el que envía recado por mano de un necio» (v. 6). El «cortarse los pies» describe la incapacidad para concretar la realización del encargo. Peor aún es la expresión «beber violencia» porque algunos estudiosos la entienden como «beber veneno»; es decir, retrata la imposibilidad total de que la gestión se lleve a cabo para siempre. ¡Cuidado con tener necios a nuestro servicio!

La cercanía de un necio también tiende a rebajar nuestros estándares personales. Salomón dice: «No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él» (v. 4). Es muy fácil «pisar el palito» cuando un necio empieza a degradar la relación con sus palabras y actos. Somos dados a perder los papeles cuando alguien cercano pierde los estribos y nos empuja a dejar de lado el dominio propio.

Consideremos dos proverbios adicionales que van en la misma dirección: «Por falta de leña se apaga el fuego y donde no hay chismoso se calma la discusión» (v. 20), una persona necia que se caracteriza por ser chismosa promoverá el chisme; en el mismo sentido, «Como carbón para las brasas y leña para el fuego, así es el hombre rencilloso para encender pleitos» (v. 21), es decir, un necio rencilloso promoverá discusiones porque esa es su naturaleza. Ni los chismes ni los pleitos se encienden por combustión mágica o simple exposición al aire. Por el contrario, así como la leña mantiene vivo el fuego y el carbón a las brasas, así los necios harán arder su necedad porque la llevan dentro y es inevitable que vivan de esa manera.

Un sabio debe saber cómo evitar el daño que los necios producen por su necedad. Salomón es práctico al momento de plantear algunos consejos para enfrentar las relaciones con los necios. En primer lugar, nunca debemos rebajarnos al nivel del necio. Por el contrario, debemos buscar visualizar la necedad y reprenderla: «Responde al necio según su necedad se merece, para que no sea sabio a sus propios ojos» (v. 5). La necedad y sus efectos son tan perniciosos que no pueden ser tolerados y deben ser condenados. 

No debemos olvidar que el necio tiende a engañarse a sí mismo con credenciales y posiciones falsas. Por amor al necio y a los que le rodean, no se puede dejar pasar, ni al necio o su necedad, con una actitud permisiva a lo que sabemos que tarde o temprano causará un daño. Salomón ilustra este consejo de manera gráfica: «Como nieve en el verano y como lluvia en la siega, así la honra no es apropiada para el necio» (v. 1). Los dos ejemplos climatológicos son imposibles que sucedan en el orden creado por Dios. De la misma manera, debemos reconocer que es inapropiado celebrar al necio en su necedad. Lamentablemente, la necedad no solo se honra, sino que además se celebra en la cultura contemporánea. Las consecuencias de tal desorden ya son visibles y dolorosas.

Finalmente, la necedad cercana no está solo en el otro, sino también muy dentro de nosotros. Si fuéramos completamente sabios, entonces la necedad y los necios no tendrían el más mínimo efecto en nuestra vida. Pero nos afectan porque la necedad siempre será una posibilidad latente en nosotros. Por eso necesitamos de Jesucristo, quien vino para perdonar nuestros pecados, darnos un nuevo corazón y una nueva manera de vivir. Si estás cansado del daño de muchos y sabes que todavía eres parte del problema, Él hace una invitación que no deberías dejar de aceptar:

Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar. Tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para sus almas. Porque Mi yugo es fácil y Mi carga ligera (Mt 11:28-30).

Source

Coalicion por el Evangelio
Coalicion por el Evangeliohttps://www.coalicionporelevangelio.org/
Coalición por el Evangelio ayuda a la iglesia a conocer la Palabra de Dios con la mente, amar a Dios con el corazón, y proclamar la gracia y la verdad del evangelio de Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Dios habla hoy, a mi corazón

Compartir Tweet Compartir Compartir Email No así los impíos, Que son como paja que se lleva el viento. Salmos 1:4 PALABRA DEL DÍA DE HOY Padre, tú, que me has examinado, me has escudriñado, conoces hasta el más pequeño de mis pensamientos, hoy, te pido que me guíes a todo camino que me conduzca hasta…

¿Debo dejar que mis hijos vean esto? 10 consejos a padres con discernimiento

Durante mi infancia, mis padres solo disponían de un número limitado de vías de entretenimiento: unos pocos canales en la televisión (no teníamos cable), la radio, los discos compactos y el alquiler de películas en VHS. Hoy en día no es así. Con la llegada de la Internet, el streaming y los dispositivos personales, las…

Gracias, su majestad | Coalición por el Evangelio

Como monarca constitucional, la naturaleza del papel de la reina Isabel II le obligaba a no opinar. Nadie sabía a cuál partido político apoyaba, ni cuál era su favorito de los quince primeros ministros que ejercieron el cargo durante su reinado, ni tampoco si estaba a favor o en contra de la salida o permanencia…

Ser Coheredero de Cristo, es sentarse en lugares celestiales.

Compartir Tweet Compartir Compartir Email Supongo que no has pensado en esto últimamente. Estás sentado con Cristo en los lugares celestiales. Recuerdas haberlo leído, pero no has pensado en ello, porque no tienes idea de lo que significa. -Bueno, creo que ahora lo sé.- No completamente. Todavía estoy aprendiendo cosas. Sabemos que Dios es nuestro…
Send this to a friend