Buscar
Generic filters
Search in title
30.9 C
Mexico
domingo, octubre 2, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

El largo y desigual recorrido de la vacunación contra la Covid en África

Fecha:

Que la pandemia iba a tener un impacto desigual en las diferentes regiones del planeta ha sido algo que los expertos han asegurado desde el mismo inicio de la pandemia, prácticamente. Cuando llegó la hora del amplio debate sobre la vacunación, sin embargo, se albergaban expectativas de homogeneidad, en cierto sentido. No obstante, las críticas pronto dieron paso a una realidad que ha confirmado esa desigualdad.

Ni siquiera el reciente anuncio de la Organización Mundial de la Salud, asegurando que la vacunación contra la Covid aumentó un 74% en todo el continente africano solo en junio, después de tres meses de disminución en la cantidad de personas vacunadas, permite observar la situación en la región de forma más esperanzadora.

Y es que, mientras en Europa, casi el 70% de la población ha recibido al menos una dosis y el 66% la pauta completa, según el portal digital ‘Our World in Data’, que recopila los datos oficiales de cada país, en el continente africano solamente al 26% de la demografía le han administrado al menos una inyección, y el 21% tiene todas las posibles.

Protestante Digital ha contactado a líderes evangélicos de diferentes lugares de la geografía africana con el fin de ofrecer una visión amplia de cómo se está llevando a cabo la vacunación en el continente.

Desde el norte de África, las cifras de vacunación en Túnez se asemejan a las de los países europeos. Con un 52% de la población habiendo recibido la pauta completa, y un 20% que al menos cuenta con un pinchazo, la campaña en el país avanza con normalidad. “Más de la mitad de la población ha acudido a los centros de vacunación masiva y esto representa un factor positivo en cuanto al aumento del conciencia entre los ciudadanos de que necesitan protegerse a sí mismos y a quienes tienen alrededor”, explica el presidente y cofundador de la organización tunecina en defensa de la libertad religiosa ATTALAKI, Rashed Massoud Hafnaoui. 

El largo y desigual recorrido de la vacunación contra la Covid en África

Un centro de vacunación en Túnez. / Habib M’henni, Wikimedia Commons.

No obstante, Hafnaoui también piensa en el todavía amplio porcentaje de población que permanece sin vacunar, y asegura que requieren de “un proceso de concienciación que les urja a vacunarse”. “Las razones principales de su rechazo [a ser vacunados] están relacionadas sobre todo con su trasfondo religioso y político, ya que muchos creen que la pandemia del coronavirus es resultado de pruebas elaboradas en laboratorios de países que dominan la economía global, con el objetivo de producir armas biológicas que prueban en sociedades pobres, especialmente las musulmanas”, explica. 

En Malawi, la realidad de la vacunación es bien distante respecto a Túnez. Allí, solo el 11% de la población ha recibido alguna dosis, y únicamente el 7,6% cuenta con la pauta completa. “Comenzando desde el primer día, han habido dudas con la vacunación contra la Covid-19 a causa de la mala información, la desinformación y la falta de conocimiento sobre la vacuna”, explica la secretaria general de las Asambleas de Dios en Malawi, Matilda Matabwa.

“Había un mito que decía que la vacuna era del demonio y del inframundo. También rumores de que la vacuna contra la Covid-19 afectaría la capacidad de concepción de las mujeres, lo que  provocó una mayor desconfianza respecto a la vacuna entre las mujeres, por los miedos relacionados con la fertilidad”, añade.

Por cosas así, remarca, “la campaña de vacunación en Malawi se ha topado con retos que respondían a preocupaciones relativas a la seguridad, la eficacia [de la vacuna] y las creencias religiosas y culturales”. “Estas preocupaciones, juntamente con la abundante desinformación, están alimentando las dudas sobre la vacuna, a pesar del impacto de la pandemia en la salud y el bienestar de millones de personas. La baja tasa de vacunados [en Malawi] es de gran preocupación, y hace que permanezca la lucha para llegar al objetivo del 60% de la población vacunada para finales de 2023”, añade Matabwa.

Sudáfrica, la potencia económica del continente y también el país con más contagios desde el inicio de la pandemia, ha vivido una campaña de vacunación especialmente atípica, con la crisis de su propia variante y el descubrimiento de que el inoculado de AstraZeneca era menos efectivo ante 8ella, después de que el país adquiriese millones de dosis.

A pesar de los contratiempos, dice el secretario general de la Alianza Evangélica Sudafricana (TEASA, por sus siglas en inglés), Moss Ntlha, “la mayoría del país ha sido vacunado”. Los datos recopilados por ‘Our World in data’, en cambio, hablan de que solo un 32% de la población ha recibido la pauta completa.

“La campaña de vacunación sigue adelante, ante las dudas de aquellos que no quieren ser vacunados. Algunos la rechazan porque la primera inyección tuvo dolorosos efectos secundarios, y no han solicitado obtener la segunda. Los esfuerzos para lograr una aceptación masiva son aún más difíciles”, añade.

“En Sudáfrica siempre han habido dos partes. Aquellos que dicen que la vacunación es un siniestro complot de poder por las autoridades y aquellos que aceptan las vacunas”, subraya Ntlha.

Donde los tres líderes sí coinciden es en el impacto económico y social de la pandemia en la sociedad. En Malawi, dice Matabwa, “la pandemia ha tenido un efecto negativo en las vidas de la mayoría de la población”. “El impacto ha venido dado por las medidas y las restricciones del gobierno contra la Covid-19”, señala. El confinamiento y el cierre de las fronteras, agrega, “ha afectado a los países cuyos principales ingresos provienen de las exportaciones y del turismo, así como de las inversiones extranjeras”. 

Para muchos grupos de población en Túnez, señala Hafnaoui, la pandemia de la Covid-19 “ha profundizado la crisis que los tunecinos están experimentando”. “Como resultado directo de la pandemia en la economía tunecina, la tasa de desempleo del país se ha disparado hasta el 18% y la de pobreza hasta el 15%. Esto ha causado grandes protestas”, remarca.

Una situación, apunta el presidente de ATTALAKI, que se agrava todavía más al considerar que Túnez es un país “en la cúspide de unos años difíciles, a la luz de una situación global sensible, con inestabilidad política en el interior y compromisos financieros en el exterior, y también la bancarrota de miles de pequeñas y medianas empresas y el deterioro del poder adquisitivo de la ciudadanía”.

El largo y desigual recorrido de la vacunación contra la Covid en África

Un hombre recibe una dosis de la vacuna en Mogadiscio, el 30 de agosto de 2021. / AMISOM, Wikimedia Commons.

En Sudáfrica el panorama no es más favorable. “Muchos negocios no se han recuperado del impacto de la pandemia y miles de personas han perdido sus trabajos. El desempleo en el país ha empeorado. La Covid se ha añadido a una ya cifra alta de desempleo como la que había en Sudáfrica antes”, dice el secretario general de TEASA.

A lo largo y ancho del continente africano, las iglesias evangélicas han sufrido la Covid igual o más que el resto de la población de sus países. “Los cristianos y las iglesias, en general, no han permanecido aislados de la situación epidemiológica en el país”, dice Hafnaoui desde Túnez. “Todas las iglesias cerraron sus puertas a causa de las medidas del gobierno y muchos cristianos perdieron sus trabajos, teniendo que buscar ayuda. Algunos de ellos fueron sujetos de ataques violentos durante el periodo de confinamiento por algunos vecinos y con el consentimiento de la policía, que se negó a registrar denuncias y quejas de ciudadanos cristianos”, señala.

En Sudáfrica, asegura Ntlha, “las iglesias no se han recuperado del todo desde el gran confinamiento al principio de la pandemia”. “Muchas iglesias han informado de un descenso en la asistencia, así como en sus ingresos”, añade. Además, agrega Ntlha, el debate sobre la vacunación en sí también ha mermado la unidad en las comunidades evangélicas del país. “Las iglesias se han dividido entre los que están a favor y los que están en contra de la vacuna. Estas divisiones todavía causan herida”, explica.

Source

Protestante Digital
Protestante Digitalhttps://protestantedigital.com/
Protestante Digital, Evangelical Focus y Evangélico Digital forman parte de Areópago Protestante, una iniciativa que impulsa la Alianza Evangélica Española, cuyo propósito es fomentar el encuentro y diálogo entre el protestantismo y la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Samuel y la voz de lo alto

Nota del editor:  El Show de Sam es un ministerio para niños que proclama el mensaje del evangelio y principios cristianos por medio de una presentación creativa de las historias de la Biblia. Para conocer más de Sam y sus amigos, visita su canal de YouTube. ¿Cómo puedo saber que Dios quiere hablar conmigo? ¿Sabías…

Dios habla hoy, a mi corazón

Compartir Tweet Compartir Compartir Email No así los impíos, Que son como paja que se lleva el viento. Salmos 1:4 PALABRA DEL DÍA DE HOY Padre, tú, que me has examinado, me has escudriñado, conoces hasta el más pequeño de mis pensamientos, hoy, te pido que me guíes a todo camino que me conduzca hasta…

¿Debo dejar que mis hijos vean esto? 10 consejos a padres con discernimiento

Durante mi infancia, mis padres solo disponían de un número limitado de vías de entretenimiento: unos pocos canales en la televisión (no teníamos cable), la radio, los discos compactos y el alquiler de películas en VHS. Hoy en día no es así. Con la llegada de la Internet, el streaming y los dispositivos personales, las…

Gracias, su majestad | Coalición por el Evangelio

Como monarca constitucional, la naturaleza del papel de la reina Isabel II le obligaba a no opinar. Nadie sabía a cuál partido político apoyaba, ni cuál era su favorito de los quince primeros ministros que ejercieron el cargo durante su reinado, ni tampoco si estaba a favor o en contra de la salida o permanencia…
Send this to a friend