Buscar
Generic filters
Search in title
32.3 C
Mexico
viernes, octubre 7, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Buscar
Generic filters
Search in title

ANA : una mujer con el útero cerrado logra concebir por una promesa y por obra de Dios, conoces la historia?

Fecha:

¿Quién era Ana en la Biblia?

La historia de Ana se desarrolla en 1 Samuel, donde aprendemos que ella es la esposa de Elcana. Según los comentarios de la Biblia, Elcana era un hombre de influencia y riqueza monetaria. Sin embargo, el útero de Ana estaba cerrado y no pudo concebir ni darle un hijo a este noble hombre. Por lo tanto, Elcana tomó a otra esposa, Penina, para tener hijos y continuar con el linaje familiar. Sin embargo, Penina nunca dejó que Ana se olvidara de que no podía concebir y la hizo sentirse inferior por su infertilidad.

Cuando la familia viajaba junta para ofrecer sacrificios al Señor, Peninnah constantemente provocaba a Ana en la Biblia y se burlaba de ella por su útero cerrado. Sin embargo, era a Ana a quien Elcana amaba, y le dio una doble porción de bendición mientras estaba en la ofrenda. A pesar de la gentileza de Elcana, Ana estaba desconsolada y desesperada por convertirse en madre. En el templo, lloró con un profundo dolor desde dentro y lloró lágrimas de amargura y desesperación.

Ella le suplicó fervientemente a Dios que le concediera un hijo y prometió dedicarlo de nuevo al Señor si Él abría su útero. Fielmente, el Señor escuchó la súplica de Ana y le permitió concebir un hijo, al que llamó Samuel.
Después de que Samuel fue destetado, Ana se lo entregó amablemente al Señor como se había prometido. Dios fue fiel a Ana y Ana cumplió su promesa.
Esta historia es una invitación a poner sus cargas a los pies de Dios y un recordatorio de que Dios escucha los clamores de nuestro corazón. Entonces, sea cual sea la carga que esté sobre sus hombros, recuerde: el Señor es fiel para brindar esperanza y gozo en todas las etapas de la vida.

3 lecciones de vida poderosas aprendidas de Ana en la Biblia

Cuando estaba en mi propia temporada de esperar en Dios, sentí un parentesco inmediato con Ana. También sentí el dolor profundo y amargo de un útero estéril y anhelaba desesperadamente un hijo.
La historia de Ana en la Biblia está llena de lecciones hermosas y tangibles para las mujeres cristianas de hoy. Su notable carácter bajo fuego es uno del que todos podemos aprender y aplicar a nuestras vidas, sin importar lo que esté esperando en Dios hoy.

1. Sea honesta y transparente con Dios acerca de sus sentimientos

La carga de Ana era grande y su espíritu fue aplastado por el peso de su dolor.
1 Samuel 1:10 refleja la profundidad de su confusión y ansiedad.
“Ella estaba profundamente angustiada y oró al Señor y lloró amargamente”.
Sin embargo, Ana no ocultó sus sentimientos ni fingió que estaba bien. Ella trajo su profundo dolor y los momentos más oscuros ante el Señor. Aunque estaba en agonía, sabía que podía confiar su corazón a Dios y que Su poder no podía competir con la amargura de su alma.

Y como Ana en la Biblia, nosotros también debemos presentar nuestros sentimientos transparentes ante Dios. No importa cuán oscuros sean nuestros pensamientos o cuán enfurecidos nos sintamos, Dios puede quitarnos nuestra honestidad y transparencia. (Psst … no lo olvides, ¡¡l ya conoce tu corazón!).

2. Confíe en el Señor y en su tiempo

¿Parece que Dios se está moviendo lento y tomando su dulce tiempo? ¿Por qué parece que lo que más anhelamos tarda más en hacerse realidad? Sin embargo, Dios conoce la verdad. En la espera, hay una dulzura de entrega. Es en los momentos desordenados llenos de tristeza, oscuridad y nada más que cielos tormentosos, donde Dios refina nuestro corazón y nos acerca a Él. Esos momentos crudos y rotos de transparencia con Dios son donde finalmente descubrimos la belleza de la entrega y el don de la obediencia.

Ana descubrió lo mismo. Si bien a menudo es desgarrador esperar el tiempo de Dios y confiar en Su plan cuando no vemos el camino, hay una belleza en descubrir el carácter firme de Dios mientras esperamos. Si bien los días pueden parecer largos, nunca llega tarde y cumple sus promesas en el momento justo para traerle gloria al final. ¡Vale la pena esperar!

3. Sea ferviente en el crecimiento espiritual

La lección de Ana para quienes atraviesan una crisis es clara: nunca dejes de orar y buscar a Dios. No permitió que sus expectativas incumplidas obstaculizaran su relación con Dios o le impidieran buscar su rostro. Recordó algo que olvidamos fácilmente: que su relación con Dios es clave para prosperar en la sala de espera de la vida. Lo mismo pasa con nuestra vida, amigo. Cuando estamos en el pozo de la desesperación y esperamos que Dios se mueva, florecemos cuando ponemos nuestros ojos y nuestro corazón en Él. Incluso si no siente Su presencia o está cansado por la espera, busque Su rostro.

Abra la Palabra de Dios y sature su alma con promesas en las Escrituras.
Confíe en que Dios se encontrará con usted en su tiempo de tranquilidad, tal como conoció a Ana en la Biblia, y le dará la resistencia para seguir adelante, incluso cuando no vea el camino.

No importa lo que se avecina ante ti o las montañas que se interpongan en tu camino, recuerda el carácter fiel y el corazón de entrega de Ana. Que su ejemplo te ayude a aferrarte a la promesa de Dios de esperanza en las dificultades y a confiar en el camino que Él ha planeado.

Pastoral ES
Pastoral EShttps://pastorales.com
Pastor David Gamboa, administra y edifica este portal para miles de creyentes y pastores de latinoamerica. contenidos que bendicen es nuestro lema y vision.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

- Advertisement -

seguro te gustará tambien esto!
ver tambien

Send this to a friend