[wd_asp id=1]

28.4 C
Mexico
miércoles, agosto 17, 2022
USD $0.00

No hay productos en el carrito.

Estudia cómo Dios le habla a Job y cómo el responde !

- Patrocinadores -

Job 38:1, 3  «Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo:… Ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré, y tú me contestarás».

¿Ha pasado alguna vez por uno tiempo en que se sintió desesperado por escuchar palabras de Dios? Aunque siempre reciba­ mos bien su respuesta, también debemos tener presente que es posible que no nos diga lo que esperamos.

Hasta este momento, en la unidad sobre el libro de Job, hemos oído hablar a Job, a su esposa y a sus amigos. Pero en Job 38 es Dios mismo quien le habla a Job, y lo hace desde un torbellino. Lo que Dios le dice no se centra en sus problemas, sino en Su grandeza y Su poder. En medio de las grandes pruebas por las que pasó Job, Dios no le dio extensas explicaciones. En cambio, sí le indicó que confiara en Él, porque Él es digno de toda nuestra confianza. Nosotros también estamos llamados a con­ fiar de esta manera en Él; debemos esperar en Él aun cuando no veamos la respuesta a las pruebas que enfrentamos.

I. DIOS HABLA DESDE UN TORBELLINO

Job 38:1-21 / En Job 38, Dios le habla a Job desde un torbellino, fenómeno utilizado con fre­cuencia en el Antiguo Testamento en rela­ción con el poder, la presencia o el juicio de Dios. Al leer los versículos 2-21, vemos de inmediato que Dios está llamando a Job a reconocer su poder y su autoridad, inmensos e inigualables.

En los capítulos 38 y 39 encontramos una serie de preguntas que Dios plantea y que desafían a Job con la realidad de que es imposible que el ser humano comprenda el poder, la autoridad y la sabiduría que son exclusivos del Señor. Estas cualidades divinas están muy por encima de toda capacidad de percepción. Es bueno que nosotros también recordemos esto en nues­tros momentos difíciles. El reconocimiento de nuestra propia ignorancia y de nuestras limitaciones es un gran paso a la sabiduría. En su respuesta a Job en el 28:1-21, Dios pone al descubierto la incapacidad de Job para entender el poder y la sabiduría que fueron necesarias para la creación del mundo, así como el poder que lo mantiene en movimiento.

Vemos este poder en la naturaleza (vv. 2-11), pero lo vemos también en la auto­ridad moral de Dios que revela y juzga la maldad. Dios ilustra esto hablando del momento en que el sol se levanta e inunda el mundo con su luz, y hace que los impíos, o hacedores de maldad, sean esparcidos y huyan (vv. 12-15).

Por último. Dios afirma su autoridad sobre los asuntos fundamentales relacio­nados con la vida y la muerte (vv. 16-21). Al hacerlo, le recuerda a Job que es un ser creado, con una historia breve y un conocimiento limitado. En cambio, Él ha estado presente y activo desde siempre, antes del inicio de los tiempos. En los capítulos anteriores, Job había hablado a partir de su ignorancia, sin siquiera poder mostrar un punto de vista adecuado acerca de sí mismo o de Dios.

II. DIOS DESAFÍA LA SABIDURÍA DE JOB

Job 39:26 a 40:8 / En Job 39:26-30, Dios usa los ejemplos de un gavilán y un águila para ilustrar la profunda falta de sabiduría y de entendi­miento de Job. Observe nuevamente el uso de preguntas de retórica. Job no le había enseñado a volar al gavilán, ni le había dado los instintos que necesitaba para vivir. Solo Dios podía hacer cosas como esas, porque solo Él es el Creador.

Es bueno que tengamos presente que Job había andado por un camino terrible­ mente difícil. No es raro que las personas que sufren se centren en ellas mismas y en su situación. Sin embargo. Dios lo estaba llamando a tomar un camino diferente, recorriendo junto con Él las maravillas de su creación. Lo estaba invitando a contem­plar maravillado su poder y su sabiduría. Esto lo ayudaría a desarrollar una perspec­tiva nueva y mejor; a comprenderlo a Él de una manera más profunda.

En este punto, Dios le pide a Job que le responda (40:1, 2). Anteriormente, Job había expresado el deseo de presentar su «caso» ante Dios, para reafirmar su justicia (véase 27:1-6). En cambio ahora, cuando Dios le da la oportunidad, Job está sin palabras. Ha visto su propia indignidad (40:4) y ha reconocido que no tiene argu­ mentos (v. 5).

Job ha comenzado a aprender una importante lección. Él ha visto el poder, el control y el amor del Creador por su creación, y se siente maravillado ante su majestad. Aunque pudo discutir con toda razón con sus amigos, se sentía totalmente incapaz de contender con Dios.

Sin embargo, había algo más que Dios quería que Job comprendiera. Ahora que estaba comenzando a adquirir una nueva perspectiva, podría dejar sus actitudes fal­sas acerca de Dios y también de sí mismo (v. 8).

III. DIOS DESAFÍA LA FORTALEZA DE JOB

Job 40:9-24 / Lea Job 40:9-24. Observe que Dios sigue desafiando a Job. En esta parte de las Escrituras, le recuerda que su fortaleza, una fortaleza humana, es muy defectuosa, comparada con la gloria y el esplendor divinos. En este pasaje hay una descrip­ción del behemot (v. 15), el cual, aunque no se define de manera concreta, es una criatura de una fortaleza insuperable. Es temible para cualquier ser humano, pero Dios no teme acercársele, porque Él es su Creador.

Dicho en pocas palabras, la fortaleza humana es vulnerable. Sin embargo, hay en nosotros la inclinación a apoyarnos en nosotros mismos en los momentos de dificultad. Vemos las cosas desde nuestra limitada perspectiva y nos cuesta recordar que Dios lo sabe todo y lo ve todo. Es necesario que recordemos que tenemos una noción muy pequeña de las maneras

CONCLUSION

Es posible que el libro de Job sea difícil de entender, y ciertamente, lo que estudiamos en esta lección está dentro de la categoría de las partes más difíciles de las Escrituras. En medio de todos los problema que tenía Job, Dios le dijo que lo mirara a Él, en vez de fijarse en lo que estaba sucediendo a su alrededor. Esto puede ser difícil. A veces tenemos que llegar al límite de nuestras fuerzas, como le sucedió a Job, antes de escuchar lo que Dios nos quiere decir. Cuando esto nos sucede, se nos hace más fácil recordar que sus planes son mejores y sus caminos más altos que nuestro entendimiento.

En vez de preocupamos, debemos sometemos a su plan y reconocer su autoridad y poder como Creador nuestro. ¿Está usted escu­chando la voz de Dios? Puede confiar en Él, incluso en medio de las circunstancias más difíciles de su vida en que Dios maneja nuestras circunstan­cias en particular. Pero aun así, podemos confiar en Él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Te puede interesar también

Pastor: David Gamboa
Pastor: David Gamboahttps://midialbum.com
Creador y fundador de este portal y otros que son parte de su trabajo como diseñador web, Pastor de la iglesia Emanuel para las Asambleas de Dios en México, Musico y director del grupo Fase2 y director del sello disquero Unzion Records. Promueve y patrocina esta plataforma esperando sea de bendición para ti.

RELACIONADO CON

- Advertisement -

Más Reciente

- Advertisement -

Agregar a mis gustos

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.

Send this to a friend